martes, 24 de abril de 2012

Junto al hospital de suba


Vivo junto al hospital de suba. Y a veces me inquieto por la pasmada gente que espera sobre la calle. Siempre absortos, sumergidos en un tiempo distante y oculto. En la noche muchas luces se apagan, pero desde mi balcón siempre distingo una tenue luz que proyecta un cálido trazo sobre las casas. Pero ellos no la aprecian. Casi nadie advierte esa profunda vibración del sueño. Y llegan ambulancias, sirenas que en su afonía desarman el silencio y largos médicos que fuman en la acera y a veces sonríen y a veces son postes eléctricos que contemplan los segundos. Yo camino por la noche. Me asomo a las ventanas y veo luminosos corredores de gris otoño. Pero mi corazón está perdido en la esperanza. Y me alejo. Voy pensando en las incontables hazañas de mis ojos y mis manos. En la última caricia de las flores. Pero el hospital y mi balcón siempre están juntos. Siempre la misma noche sobre la misma luz. En algún momento también me perderé en los pasillos. Aguardarán sobre la acera. Si quieres liberarme hazlo ahora que el mundo está despierto. Ahora que respiro. 

domingo, 22 de abril de 2012

Utopía para todos


Hace algunos días que una pregunta formulada por Diana Uribe ha dado vueltas y vueltas en mi cabeza. ¿Acaso los patrones del miedo nos han hecho olvidar los patrones de las utopías? En la actualidad pareciese que algunas veces hemos tomado un rumbo alejado de los ideales y nos sumergimos en un mundo combustible que va degradando los pilares sobre los cuales se han asentado nuestros principios como sociedad. Pareciese que la supervivencia es el único eslabón que nos une como hermandad. Y quizá es allí donde la necesidad de un cambio nos impulse a reinventarnos como humanidad. Sobre este supuesto son completamente válidas las palabras del filósofo Slavoj Zizek quien nos dice que “las utopías deben nacer en un momento en que la situación es insostenible, cuando no haya un camino que nos guíe a posibles soluciones, cuando no haya coordenadas que nos saquen de esta infatigable urgencia de sobrevivir y es por esta razón que tenemos que inventar un nuevo espacio. Las utopías deben ser el resultado de una terrible urgencia 1”. Cierto en su totalidad. ¿Y acaso no es ahora un momento en que debemos encontrar un sentido con el cual resolvamos y encontremos las salidas a las catástrofes humanas con que nos enfrentamos? Nuestro mundo agoniza. Nuestra raza se destroza. Y para cada guerra y cada tragedia encontramos razones que cínicamente fundamentamos en nuestra apatía y conducta. Siempre hay causas para el hambre y la pobreza. Siempre habrá raíces para una guerra fundamentalista o racial, y tercamente nos repetimos como sociedad que es por nuestra ignorancia que estamos obligados a repetir la brutal historia de las sombras. ¿Hasta cuándo? Valiosos son los testimonios de vida que nos han dejado grandes personas en lo historia. Son tantos que no hay tiempo para citarlos, pero qué tanto están arraigados en nosotros sus enseñanzas,  ¿a qué nivel de compromiso hemos llegado con los legados del pacifismo y respeto por la vida? Esto se debe a que nuestros fundamentos se diluyen cuando debemos luchar cada uno por su cuenta.  ¿Acaso necesitamos de la desobediencia civil para combatir nuestra estupidez? Creería que nuestra apatía e indiferencia no son patológicas. Son hábitos arraigados por una cultura que rinde culto a lo perecedero y material. Hace tiempo que hemos lanzado las alarmas de la combustión del planeta, pero somos tan visionarios que trasladamos las soluciones a la generación que sigue, pensando que siempre hay tiempo para que un tercero nos libere de los malestares que nos agobian. No quisiera caer en la enumeración caótica de los problemas y conflagraciones, todos las sabemos,  más bien invito a la reflexión de nuestras acciones sociales e individuales. Yo podré ser un libre soñador y tener mis propias ideas y respuestas http://www.felipe-donoso.blogspot.com/2012/01/sin-lugar-para-esconderse.html, pero poco importan las ideas de un hombre cuando lo que debemos lograr es una utopía común, un principio de humanidad. Libres somos al pensar. Libres somos al soñar. Pero no seremos libres hasta encontrar un mundo en que  gobierne el bienestar común.

Felipe Donoso. Abril 22. Bogotá. 03.04 a.m.


viernes, 6 de abril de 2012

Don´t fade away - Dead Can Dance

Otra humilde traducción, no tan literal como yo quisiera. Pero cuidado, esta letra no es para leer, es para sentirla escuchando la canción, allí radica la belleza de su música. 





No te desvanezcas 
Mi niña de ojos marrones.


Ven y camina conmigo.
Llenaré  tu corazón de alegría 
Y bailaremos a través de nuestra soledad,
Buscando consuelo en la sabiduría que otorgamos,
Convirtiendo los pensamientos en el aquí y y en el ahora
Consumiendo los temores en nuestros halos de fuego 

Di lo que piensas 
Haz lo que dices 
He escuchado que la inocencia 
Nos ha llevado a todos por mal camino.
Pero no los dejes que te definan y  te rompan
El mundo está lleno de sus sueños vacios y rotos

El silencio es su única virtud,
Encerrados dentro de sus gritos silenciosos 

Pero por ahora 
Vamos a danzar lejos,
En esta noche estrellada, 
Llena del resplandor de las estrellas de fuego. 
Y con el amanecer,
Nuestro sol se levantará, 
Trayendo una sinfonía del canto de los pájaros.
No me bajes ahora.
Deja que me quede aquí por un tiempo. 
Sabes que la vida es demasiado corta.
Déjame bañarme en tu sonrisa 
Estoy trascendiendo
El otoño desde el jardín

Buenas noches

Don't fade away
My brown-eyed girl

Come walk with me
I'll fill your heart with joy
And we'll dance through our isolation
Seeking solace in the wisdom we bestow
Turning thoughts to the here and everafter

Consuming fears in our fiery halos


Say what you mean
Mean what you say
I've heard that innocence
Has led us all astray
But don't let them make you and break you
The world is filled with their broken empty
Dreams
Silence is their only virtue
Locked away inside their silent screams

But for now
Let us dance away
This starry night
Filled with the glow of fiery stars
And with the dawn
Our sun will rise
Bringing a symphony of bird cries
Don't bring me down now
Let me stay here for awhile
You know life's too short
Let me bathe here in your smile
I'm transcending
The fall from the garden

Goodnight