sábado, 26 de mayo de 2012

Amanecer


El amanecer. Infamante. Estéril. Como una mancha. Lleno de fuego y de solsticios. Como una señal que viaja por la sombra. Traslúcida. Como un relámpago que duerme sobre el rio. Emergente. Implacable. El amanecer de mi mano sobre tu pecho. Inocente. Cristalino.

jueves, 3 de mayo de 2012

Comunidad




Las experiencias con el megáfono son perdurables, emotivas y sinceras. Desde agosto de 2010, y gracias a la invitación de Gabriela Santa y María Tabares, conocí a la comunidad en una lectura en Luvina, un viernes donde escuché a mucha gente y mucha poesía. Pese a los nervios de recitar en público me sentí cómodo, tranquilo y jovial. Y a partir de ese momento vinieron recitales por montones, uno tras otro, y cada viernes era una agradable expectativa de encuentro y literatura. Llegaron lecturas en universidad de la Salle, en la zona rosa, en el museo nacional, en magisterio, en el parque de Usaquén, en el jardín botánico, en la universidad del bosque, en la academia de ballet, en una plazoleta del parque nacional, desamparados bajo la lluvia. Y cada uno de ellos se ha destacado por un profundo respeto por el arte, por aprender a escuchar, a deleitar la honestidad de las palabras, a saber respirar y recitar un poema, a compartir como solo se comparten los buenos momentos con los amigos. El recital del domingo pasado me recordó la importancia del espacio que ha tomado la comunidad del megáfono en la ciudad. Lo vital es rescatar  la sencillez en la poesía, la diversidad de matices que existen, la cantidad de voces que llegan y comparten. Menos mal que el camino sigue....